Artigo 19 evalúa la transparencia de la obra de infraestructura de la BRT Transolímpica para las Olimpiadas de Rio y su legado

El estudio revela opacidad en los presupuestos de infraestructura, información errónea o inexistente referente al licenciamiento ambiental y la ruta final proyectada para la línea de BRT. Entre otros hallazgos, el informe revela que partes de la línea del BRT atraviesan áreas protegidas y requieren el desplazamiento de centenas de personas.

Para obtener más detalles, hablamos con Mariana Tamari, coordinadora de la investigación.

¿Cuáles fueron las principales motivaciones de este esta investigación? ¿Por qué Rio, y por qué el BRT?

Artigo 19 trabaja con acceso a la información desde antes de la implementación de la Ley 12527/2011 en Brasil. Nuestra organización realiza evaluaciones anuales de transparencia del ejecutivo, legislativo y judiciario a nivel federal. Sabíamos que varios problemas de transparencia existían en Rio de Janeiro a nivel estatal y municipal, pero nunca habíamos hecho una investigación detallada.

Con la llegada de las olimpiadas, vivimos un momento excepcional, donde muchas obras públicas están siendo ejecutadas con la intención de crear un legado post-olímpico. La BRT Transolímpica es un símbolo, no solamente por su nombre; esta línea cruzaría diversas comunidades residenciales, y el Parque Nacional de Pedra Branca. Estas razones tornan este asunto un objeto ideal para un estudio de transparencia ambiental y de desplazamientos.  

¿Cuáles eran las expectativas al comienzo de la investigación? ¿Cómo estas contrastaron con los hallazgos?

A partir de nuestro trabajo a nivel federal, y del compromiso relativamente elevado a la transparencia que observamos en este contexto, nos sorprendimos con las dificultades extremas que encontramos en Rio de Janeiro.

Descubrimos que, además de una falta de plataformas electrónicas para hacer pedidos y recibir respuestas, el personal no tenía ninguna preparación para recibir demandas de acceso a la información. Además, se requería que las solicitudes sean presentadas personalmente, tras identificación, y frecuentemente pasando por un cuestionamiento hecho por el personal sobre la razón por la cual se estaba pidiendo esta información. Para cada pedido individual, se fue necesario entregar una copia de nuestro documento de identidad.

Observamos que el gobierno de Rio no estaba cumpliendo con la ley federal de acceso a la información; y que, en realidad, la legislación a nivel municipal y estadual era regresiva con respeto a defender el acceso a la información. Hubo una institucionalización de la cultura de confidencialidad en Rio de Janeiro, que opera por la legislación regresiva y una falta de inversiones y de capacitación para el cumplimiento con la ley federal de acceso a  la información.

¿Cuál fue el hallazgo más significante revelado por el estudio?

El hallazgo más significante fue la existencia de una legislación tan regresiva en Rio de Janeiro con respeto al acceso a la información. Esa es una cuestión que abordaremos con más profundidad, porque es una señal muy clara de incumplimiento con la ley federal y de poca voluntad política para ello.

Otro resultado importante fue la ausencia de informaciones básicas. No logramos descubrir si todos los tramos de la BRT Transolímpica tenían las licencias ambientales adecuadas, ni obtener informaciones sobre el trazado final de la ruta del BRT. Hasta hoy no conseguimos esas informaciones, que son vitales para las personas que arriesgan ser desplazadas.

¿Cuál fue el impacto de la investigación en las instituciones gubernamentales y en la sociedad civil?

Desde la publicación del estudio, observamos la aparición de plataformas eSIC en diversos sitios gubernamentales, y algunas acciones realizadas para capacitar el personal para tratar con demandas de acceso a la información. Observamos igualmente que algunas de las recomendaciones que hicimos al final del informe empezaron a ser adoptadas. Sin embargo, el sitio dedicado a la transparencia de las Olimpiadas permaneció fuera del aire durante todo el periodo de la investigación, y continua offline hasta la fecha .

Con respeto a la sociedad civil, recibimos varios pedidos de ONGs locales para realizar talleres para compartir nuestras experiencias y enseñarles cómo hacer sus propios pedidos de acceso a información. Recibimos pedidos para que explicáramos la Ley de Acceso a la Información, y qué tipo de información puede ser requerida de entidades públicas.

Tradicionalmente, se habla de transparencia con referencia a cuestiones presupuestales, pero hemos observado una ampliación de la comprensión del concepto de transparencia, hecho que es particularmente importante en el contexto de una cultura de confidencialidad y opacidad tan enraizada, como es el caso en Rio de Janeiro.

Para que haya un impacto significativo y amplio, el efecto en la sociedad civil necesita ir más allá de las ONGs. En Rio de Janeiro, dónde la prensa es particularmente concentrada, descubrimos una falta de conocimiento sobre el funcionamiento y la estructura del estado que hace que sea aún más difícil que los ciudadanos ejerzan el derecho a la información. Es necesario que haya un envolvimiento más amplio de la prensa y de la sociedad civil en general en la diseminación del derecho y de la práctica del acceso a la información.